martes, 26 de abril de 2016

La Eliana: Historia de un nombre


La Eliana (en valenciano: L'Eliana) es un pequeño pero simpático pueblo que está a unos 20 km. de Valencia, que se caracteriza por un gran parque, casi en el centro del pueblo, y el gran número y calidad de sus restaurantes, bares, heladerías y cafeterías, que atraen visitantes de toda la comarca.
El nombre de este pueblo, o mejor dicho su etimología, nos ilustra cómo el olvido del latín, que durante siglos formó parte de la cultura de estas tierras, hace que tengamos una visión borrosa de nuestras raíces, o incluso que las perdamos de vista por completo. Y esto no vale solo para Europa, pues el mes pasado vimos que un texto latino (Éder, Descriptio Provinciae Moxitarum) es el más valioso instrumento para conocer una (todavía hoy) remota región de la amazonía boliviana.

Casa de la Juventud y Biblioteca Municipal de L'Eliana. Foto de Bgasco, en Wikimedia.

Volvamos a La Eliana. Cuando en el s. XX este pueblo quiso afianzar su identidad y conocer más sobre su pasado, surgió la pregunta sobre el origen del nombre: ¿era íbero, romano, árabe o latín medieval?
Pedro Sucías Aparicio ( 1917) creyó que venía de la unión de “Elías” y “Ana”, santos patrones de una antigua ermita del pueblo.

El canónigo e historiador José Sanchis y Sivera ( 1937) en su “Nomenclator Geográfico - Eclesiástico de los Pueblos de la Diócesis de Valencia” pensaba que se debía a la devoción que en el pueblo había hacia una imagen de san Elías.
Francesc Almela i Vives ( 1967) veía una conexión entre “Elia Capitolina” y “Helios”, el dios del sol (conexión errónea porque esta “Elia” proviene del nombre del emperador Aelius Hadrianus que la mandó construir), e imaginaba que Eliana deriva de ahí, por el hecho que es un lugar soleado.
Gaspar Jaen Urban en su libro “Aproximación al Municipio de La Eliana” (1979) recogía otras dos explicaciones: una decía que quizás hubo una villa romana y que el propietario (se aseguraba incluso que habría sido un cónsul) tuvo una hija llamada “Helia”, de donde habría dado en llamarse a este lugar Eliana. La otra imaginaba que quizás hubo algún prior carmelita que se llamaba Elías y que fue famoso y que en su recuerdo la villa se llamó Eliana.
Joan Coromines ( 1997) en su monumental “Onomasticon Cataloniae” lanzaba la hipótesis que Eliana fuese la deformación mozárabe de un antiguo nombre latino.

Icono del profeta Elías en el desierto. Museo de Arte de Yaroslavl (Rusia). Foto de Wikimedia. Elías era considerado fundador del monacato.

Josep Montesinos en su artículo “Patrimonio Cultural y Sociedad en L'Eliana”, en L'Eliana: Historia, Geografía y Arte, Universitat de Valencia 2009, expone en p. 254 - 255 las variadas soluciones y se extravía, siguiendo a Coromines, en una imaginaria “villa Lliriana”, que en mozárabe habría tomado la forma de “Leriana” y finalmente “L'Eliana”. Es cierto que no es descabellado pensar que hubo una villa romana en el actual término del municipio (aunque primero habría que descubrirla), pero afirmar además que la villa se llamaba “Lliriana” o que ahí vivía una muchacha llamada “Helia”, es inaceptable pues eso sale directamente del sombrero de un mago o de una bola de cristal.

Más acertado estuvo Joan Carles Membrado Tena, “Análisis y comparación semántica de los nombres de municipio de Valencia y Aragón”, Studium 18 (2012), Zaragoza, p. 38, nota 61, que lo coloca entre los hagiotopónimos, es decir aquellos pueblos que surgieron a partir de un centro religioso y en concreto que L'Eliana deriva del profeta Elías, pero este autor no explica en qué consiste esa conexión. Vemos pues que entre la mayoría todavía reina la incertidumbre respecto al origen de este nombre, y en especial respecto a la conexión entre los carmelitas y Elías.

Para llenar ese vacío escribo este artículo, y mostrar por extenso que los carmelitas creían que el profeta Elías (en latín: Elias/Elia/Helia) era su fundador, y que por ello usualmente aplicaban el adjetivo “elianus, eliana” a su propia orden y a todo lo relativo a ella, llegando a usarse la forma sustantivada “Eliana” para referirse a sus conventos; y que por lo tanto no es ninguna maravilla que el convento que fundaron aquí y el territorio bajo su control se llamó “Eliana”. De hecho, los documentos más antiguos muestran que los carmelitas de Valencia se referían a ella como "nuestra Eliana" o principalmente "L'Eliana" o en castellano "La Eliana".

Azulejo en el Desierto carmelita de las Palmas (Castellón)

Veamos ahora algunos textos que prueban la conexión entre los carmelitas y el profeta Elías y el uso del término "eliana-eliano" para referirse a su orden.
En el s. XV encontramos el testimonio del famoso monje alemán Johannes Trithemius, De Laudibus Ordinis Fratrum Carmelitarum, c. 1494. Entre [] el número de imagen de MDZ Digitale Bibliothek.

Elías, eximio profeta del Señor, de manera correcta y católica es llamado fundador de la Orden Carmelitana, si se examina sin prejuicios sus hechos en el libro de los Reyes. En verdad se lee que él fue el primero que habitó en el monte Carmelo, de donde toman nombre los frailes carmelitas. ........
[14] Helias, propheta Domini eximius, recte et catholice fundator Carmelitane Religionis dicitur, si eius facta ex Regum voluminibus absque inuidia discutiantur. Enimuero ipse montem Carmeli primus inhabitasse legitur, a quo fratres carmelite nominatur. ........
El principal argumento de la fundación eliana es este: el testimonio del pasado .....
[17] Maximum heliane institucionis argumentum est: tertimonium antiquitatis ...
Aunque a las otras órdenes les ajusta por igual el título de eliano, en cuanto implican cambio de vida, sin embargo el nombre del lugar no concuerda.
[19] Aeque autem ceteris ordinibus titulus helianus conuenit, cui etsi conuersatio vite congruat, tamen nomen loci non concordat.

Johannes Palaeonydorus, Liber Trimerestus de Principio et Processu Ordinis Carmelitici, Mainz 1497. Entre [] el número de imagen de Digitale Sammlungen Darmstadt.

Capítulo II: Que la orden eliana o carmelita de los frailes de santa María Madre de Dios, en su desarrollo pasó por tres etapas.
[20] Capitulum II: Quod heliana seu carmelitana religio fratrum beate Dei Genitricis Marie in sua continuacione triplicem habuit statum.
En verdad estos por Elías, su patrón genérico .... justamente son carmelitas y elianos, aunque no sean llamados así ....
[23] Enimuero hi a patrono passiuo Helya ..... veraciter carmelite et helyani sunt, quanquam non ita nominentur ....
Pues no faltan adversarios de la orden eliana o carmelitana, que dicen aquella frase de Aristóteles ....
[33] Non enim desunt helyane siue carmelitane religionis aduersarii, dicentes verbum Aristotelis ...

Daniel a Virgine Maria, en su Vinea Carmeli seu Historia Eliani Ordinis, Antuerpiae 1662, p. 61, cita unos versos del poeta carmelita Baptiste Spagnoli, el Mantovano ( 1516), referidos a su orden:

.... mi familia [religiosa]
es a la vez eliana y mariana.
.... gensque
eliana simul et mariana mea est.

Egidio Leonindelicato, Giardino Carmelitano, Palermo 1600, lo recoge en italiano:

Por muchos fueron llamados frailes elianos, y esto merecidamente por respeto al autor y fundador, nuestro padre Elías ....
[p. 57] Da molti furono chiamati fratri eliani, e questo meritatamente per rispetto dell'autore e fondatore, padre nostro Elia ...

Franciscus Bonae Spei, Historico - Theologicum Carmeli Armamentarium, Antuerpiae 1669, p. 100:

El autor es Tomás de Jesús, un varón ilustre en la orden eliana por su saber y piedad...
Auctor est Thomas a Iesu, vir in eliana familia doctrina ac pietate clarus....

El jesuita Joseph Andres, Decor Carmeli, Zaragoza 1669:
.... los innumerables monasterios de la Tebaida, Palestina, Siria y Egipto, todos los cuales .... fueron [monasterios] elianos.
[p. 330] ... infinita monasteria Thebaidae, Palestinae, Syriae et Aegypti, quae ... omnia eliana fuerunt.
.... [la orden carmelita es] eliana, porque tiene a Elías, profeta santísimo como creador y fundador.
[p. 454] ... eliana, quia Eliam, vatem sanctissimum, institutorem et fundatorem habet.

Emanuel Ortigas, Discursos Predicables en los Triunfos del Carmelo, Zaragoza 1670, lo usa en numerosos pasajes, por ejemplo algunos:
p. 93: religiosamente siguían el Instituto eseno u eliano, que es lo mismo ...
p. 102: ... todos se devan a la Familia eliana esclarecida .....
p. 459: María, Señora nuestra, es fundadora y madre de la Familia eliana ...
p. 489: ... y otros varones insignes de la Religión eliana ...

Lo mismo puede leerse en Francisco María Maggio, Carmelus Marianus sive Carmelitana et Eliana Religio, Neapoli 1677, y en Giuseppe Maria Fornari, Anno Memorabile de Carmelitani, t. 2, Milano 1690, p. 215: “nostra eliana instituzione”. También el portugués Estevam de s. Angelo, en Jardim Carmelitano, Lisboa 1741, que es traducción de la obra arriba citada de Leonindelicaro, pero que tiene amplias adiciones, en las que el autor usa con frecuencia el término “eliana”: “no anno de 527 padecei na Syria a Ordem Eliana muitas tribulaçoens”.
El profeta Elías es arrebatado al cielo en un carro de fuego. Fresco en el Monasterio de Rila (Bulgaria). Foto de Edal Anton Lefterov, en Wikimedia.


Tras este recorrido por autores del s. XV al s. XVII podemos entender mejor el valor de estas dos citas: Miguel Alfonso de Carranza, Primera Parte del Catechismo y Doctrina de Religiosos Novicios, Professos y Monias, Valencia 1605:
cap. 5, p. 23:
“No será de poco provecho [para el fraile] saber del arte de la labrança, para quando le encomienden la huerta, o la Eliana, donde ha de arar y sembrar los campos y cultivar las viñas”.
cap. 55, p. 405:
“En frente tenía un retablo de figura antigua, al ólio, pero de buena mano, como consta por muchas pieças que han quedado de dicho retablo en la misma capilla; y ay un lindo quadro del mismo retablo en la capilla del Noviciado deste convento y en la capilla que tenemos en nuestra Eliana.”
En el primer caso “Eliana” es sinónimo de convento en medio del campo, en un lugar solitario; en el segundo caso “nuestra Eliana” es una referencia específica al convento que tenían en nuestra población.

Finalmente anotar que otro rastro que hasta hoy ha quedado de la devoción de los carmelitas al profeta Elías, y el uso de estos adjetivos, es el nombre femenino “Eliana”, que en el s. XV ya lo testimonia Francesc Eiximenis, Lo Llibre de les Dones, V, cap. 176 (Wittlin, p. 264): “Legim de Eliana, santa monga, que havia gran pahor de la mort ...”. Actualmente es poco usado pero todavía subsiste en Europa y especialmente en Latinoamérica. Por ejemplo tenemos a la actriz española Eliana Sánchez, a la cantante y presentadora brasileña Eliana Michaelichen Bezerra, la cantante colombiana Eliana Raventos, la pintora francesa Eliana Perinat, la botánica chilena María Eliana Ramírez, la cantante italiana Eliana Valentino, etc., etc., ¿Si vas a tener una niña ya has pensado en el nombre?